lunes, 25 de mayo de 2015

PALMIRA (la ciudad de los arboles de Dátil)



Más  allá  de  la historia del  reino  de  Zenobia,  más  allá   del reconocimiento  como Patrimonio  de  la Humanidad, Palmira encerró  uno  de  los  más  bellos  amaneceres  de mi  vida,   las risas  de un  grupo  de  amigos recién  nacido y el sueño   de  pisar  Siria  allá  por  1999. 
Ayer   casi  DOSCIENTAS   personas  la  mayoría mujeres y  niños   murieron   a  manos  de  quienes  durante  cuatro  años están destruyendo un   bello  país lleno  de  gentes  amables.
¿Terroristas? ¿Guerra Civil? CUATRO  AÑOS en  los  que  las vidas  sesgadas  por  esos "atentados" siguen  sin  ser parados, porque nos  quedan  lejos,  porque  no inquietan  nuestra  vida. 
Rabia, tristeza, impotencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada